Esta amplia sala, casi circular, es la continuación de la sala Hillaire, de la que está separada por una cortina de antiguas estalagmitas, y forma una especie de anfiteatro. El nombre le viene del cráneo de oso de las cavernas colocado sobre un bloque rocoso. Muy cerca encontramos varias decenas de otros cráneos similares. Su gran número en este lugar con relación a otros lugares de la cueva ha abierto una hipótesis acerca de la recolección y concentración deliberada de cráneos en esta sala. Todo ello hace imaginar el papel fundamental que tuvieron este tipo de instalaciones para los humanos prehistóricos. En realidad no son uno sino cincuenta y tres cráneos, uno de los cuales es de oso pardo (Ursus arctos), los que han sido contabilizados en esta sala, que también posee otro tipo de vestigios: huesos, huellas de osos y cánidos, coprolitos, etc.

Panoramique associé
Type de notice
Introduction

Socios y autores

  •  Crânes d’ours au sol