El porche rocoso prehistórico de la entrada de la cueva permitía el acceso directo a las salas Brunel y de las Oseras, totalmente opuestas excepto en sus dimensiones y volumen. Al caos de estalagmitas de la sala Brunel se opone la llanura del suelo arcilloso de la sala de las Oseras, que le permite un acceso excepcional. Los testimonios de su frecuentación son numerosos aunque discretos (pistas de osos, hogares, acondicionamientos, etc.). En el extremo de esta sala (yendo hacia el fondo) las paredes presentan huellas humanas (escena de la pantera y rinoceronte abreviado).

Panoramique associé
Type de notice
Introduction

Socios y autores

  •  Une salle de grande ampleur